El llamado a respetar la vida es responsabilidad de todos

por Obispo Michael Olson

North Texas Catholic

12/21/2016

(Foto NTC/Ben Torres)

La Fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe celebra la aparición de la Virgen María, con Jesús en su vientre, a San Juan Diego en 1531 en las Américas. Uno de los Evangelios para esta fecha incluye la narración de Lucas de la visita de María a Elizabeth; el evento en el que Juan el Bautista, aún no nacido, salta de gozo en el vientre de su madre al llegar Jesús, aún por nacer, presente con su Madre. El mensaje de Guadalupe a Juan Diego es simple y relevante para cada uno de los que vivimos ahora, “Yo soy tu Madre”. En este mensaje y aparición, también celebramos la llegada del Evangelio y el inicio de la evangelización en América.

 Es providencial que la primera evangelizadora en América es la Madre de Dios junto con Jesús no nacido, porque las madres y sus hijos por nacer son muy vulnerables a la dominante ética del mal, hecha ley en 1973 por la decisión de la Suprema Corte, conocida como Roe vs. Wade. Esta ética falsa eleva un empobrecido sentido de la libertad humana sobre el fundamento de la dignidad humana de toda persona creada en la imagen y semejanza de Dios. Las madres y sus hijos no nacidos nos hablan proféticamente hoy, a cada uno de nosotros, del Evangelio de la Vida. La protección de las vidas de los no nacidos es esencial a la formación en la fe y moral de nuestra gente católica.

Anteriormente, se intentó promover esta misión por medio de una oficina separada en la diócesis y financiada exclusivamente por un banquete anual, que ha probado ser inadecuado para para este propósito.

Esta situación, y la gran importancia de la misión me han incitado, después de consultar con los involucrados en los ministerios de Formación Religiosa y Respeto a la Vida, a iniciar los siguientes cambios, para integrar totalmente el respeto por la vida humana en el alcance y la formación de nuestra gente en la fe y moral. Los servicios proporcionados hasta ahora por la Oficina de Respeto a la Vida se integrarán más directamente en todos los ministerios de la Iglesia, con una mejor administración de los recursos.

Obispo Michael F. Olson, STD, MA, Diócesis de Fort Worth

Primero, Juventud por la Vida, que era un proyecto separado, ahora será supervisado y dirigido por la oficina diocesana de la Pastoral Juvenil. Esto hace de la educación, conciencia, y acción, por lo que se refiere al respeto por la vida, parte crucial e integral de la formación de fe de nuestros jóvenes. Dicha acción y formación incluirá más promoción y participación en la Marcha anual por la Vida, la implementación de 40 Días por la Vida, y en los Retiros por la Vida en nuestros ministerios diocesanos y parroquiales con los jóvenes.

Segundo, se animará a cada parroquia a desarrollar, mediante administración, un vibrante programa de Respeto a la Vida para concientizar y llegar a las mujeres vulnerables al aborto. Cada programa de educación religiosa debería incluir la dignidad de la criatura por nacer, como parte de la formación de la auténtica enseñanza social de la Iglesia.

Tercero, la administración y supervisión del Proyecto Gabriel se pasará a la dirección de Caridades Católicas de Fort Worth. El Proyecto Gabriel ayudará a las madres solteras con  recursos materiales y espirituales y con los servicios necesarios para proveer para sus niños —ambos, los vivos y los que están por nacer. Esto coloca al Proyecto Gabriel bajo el competente y entrenado personal de Caridades Católicas Fort Worth para cuidar mejor de las afligidas madres solteras.

Al empezar el 2017, aprovechemos la oportunidad de traer a nuestra propia conciencia mediante la oración, el estudio y el servicio, la inclusión de los más vulnerables a la vida que compartimos con nuestra comunidad y sociedad. Hagamos un esfuerzo sincero de abandonar el individualismo egoísta, y pongamos las necesidades de nuestra casa común antes que nuestros propios privados y exclusivos deseos. Esta es una nueva manera de proclamar el Evangelio de la Vida en las sombras de la Cultura de la Muerte.

La Fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe celebra la aparición de la Virgen María, con Jesús en su vientre, a San Juan Diego en 1531 en las Américas. 

Published
Back