El Vaticano nombra a Monseñor Michael F. Olson como el cuarto Obispo de Fort Worth

Por Joan Kurkowski-Gillen

Coresponsal

11/20/2013

BpElect-Olson-Press-Conference.jpg
El Monseñor Michael Olson habla a durante un conferencia de prensa el 19 de noviembre en el Centro Católico diocesano después de su introducción como el nuevo obispo del Diócesis de Fort Worth. (Foto por Donna Ryckaert / NTC)

Padre Christopher Stainbrook todavía recuerda el temor que sus feligreses sentían cuando San Timoteo, una congregación anglicana, decidió unirse a la Iglesia Católica como parte del Ordinariato de la Cátedra de San Pedro.

“Las personas estaban inseguras y temían salir de lo conocido a lo desconocido”, explica el párroco.

Monseñor Michael F. Olson, quien instruyó a los miembros de la parroquia en el Sacramento de la Confirmación, calmó su ansiedad.

“Hizo que toda la gente reunida se sintiera relajada y acogida”, recuerda el Padre Stainbrook. “Mis feligreses van a estar muy felices de que él sea su nuevo obispo. Él es un maestro — verdaderamente es una persona del pueblo”.

Nombrado en su nuevo ministerio por el Papa Francisco, Monseñor Olson es el primer sacerdote ordenado para servir en la Diócesis de Fort Worth que ha sido nombrado obispo de la diócesis. A la edad de 47 años, es también el segundo hombre más joven en dirigir una diócesis Católica en los EE.UU., el más joven es su compañero de seminario, el Obispo Oscar Cantú de Las Cruces, Nuevo México.

“Me consuela el hecho de que ser obispo significa experimentar la plenitud del sacerdocio”, dijo Monseñor Olson durante una conferencia de prensa el pasado 19 de noviembre presentada a los medios noticiosos de Fort Worth. “Esto significa que puedo utilizar este ministerio para el bien de todos”.

Tan pronto como el anuncio de la histórica decisión se publicó el 19 de noviembre, la hermana de Monseñor Olson, Patty Tucker, recibió innumerables mensajes de texto.

“Estoy muy orgullosa de lo que ha logrado con su vida hasta ahora”, le dijo al North Texas Catholic. “Sabiendo que él será el obispo aquí, donde vivo, es un poco surrealista en estos momentos”.

Nacido el 29 de junio de 1966 en Park Ridge, Illinois, Monseñor Olson es el hijo mayor y el único varón de Ronald y Janice Fetzer Olson. Dos de sus hermanas menores, Patty Tucker y Mary Elizabeth Rogers, residen en Fort Worth. Una tercera hermana, Lizbeth Schweizer, vive en Maryland.

“Estamos sorprendidos y muy felices por él. Siempre ha disfrutado el ser sacerdote”, dijo Ronald Olson al reunirse la familia en la Catedral de San Patricio para una Misa celebrada por Monseñor Olson el pasado 19 de noviembre. “Todo lo que le pidieron que hiciera, lo ha hecho con amor. Por eso sé que le va a gustar ser obispo — especialmente de Fort Worth”.

Muy joven, cuando aún estaba en la escuela primaria, Michael Olson le dijo a sus padres que quería ser sacerdote. Sirvió como monaguillo durante varios años, pero sorprendió a su padre cuando decidió asistir a Quigley Preparatory Seminary en el centro de Chicago para la escuela secundaria. Después de graduarse en el 1984, comenzó a estudiar para el sacerdocio en la Arquidiócesis de Chicago.

Bp-elect-Olson-w-Hispanic-Nuns-WEB.jpg

Monseñor Olson está con las Hermanas Catequistas Guadalupanas Diana Rodriguez (izquierda) y Maria Patricia Gonzalez (a la derecha) de la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe afuera de San Patricio. (Foto por Juan Guajardo / NTC)

Cuando una reubicación corporativa mudó a su familia al Norte de Texas, el joven seminarista se trasladó a la Diócesis de Fort Worth. El fallecido Obispo Joseph Delaney, el segundo obispo de la diócesis, lo ordenó al sacerdocio el 3 de junio de 1994.

“Tener un sacerdote en la familia es un honor,” dijo Tucker.

“Será un gran obispo”, dijo. “Una de sus mejores cualidades es su sentido del humor, pero también cree firmemente en su fe. Eso es algo que ha tenido desde muy joven. Él nos dio un buen ejemplo a nosotros entonces, y todavía lo hace, sobre todo, para mis hijos”.

Después de su ordenación se desempeñó como párroco asociado de la Parroquia de San Miguel en Bedford del 1994-1997, como asesor de formación en el Seminario de Santa María en Houston del 2001-06, como vicario general de la Diócesis de Fort Worth y párroco de la Parroquia de San Pedro Apóstol en White Settlement del 2006-08 y desde julio del 2008, como rector del Seminario de la Santísima Trinidad en Irving. Del 1997 al 2001 asistió a St. Louis University Center for Health Care Ethics para sus estudios doctorales.

Monseñor Olson es el sucesor del Obispo Kevin Vann que salió de Fort Worth al ser nombrado Obispo de la Diócesis de Orange, California, en diciembre del 2012. Monseñor Olson dijo que había recibido una llamada de felicitación de su predecesor.

“El Obispo Vann dijo que estaba muy feliz por mí y que se sentía muy orgulloso”, dijo Monseñor Olson al describir la conversación. “Aprendí mucho del Obispo Vann, trabajando a su lado durante su ministerio aquí. Espero poder seguir avanzando a partir de donde él lo ha dejado”.

Michael Keaton, del Seminario de la Santísima Trinidad, dijo que la presencia y el ejemplo del recién nombrado obispo no serán olvidados por los 74 jóvenes que han asistido al seminario. Monseñor Olson ha servido como rector del seminario desde julio del 2008 y dio clases.

“Los seminaristas tienen un gran respeto por él. Estamos perdiendo una persona fenomenal, pero todo el mundo está muy emocionado”, dijo. “Todo el mundo sabía que este día llegaría. Simplemente no pensamos que sería tan pronto”.

BpElect-Olson-Mother.jpg

Monseñor Olson se acerca a su madre Janice Fetzer Olson para ofrecerle la Eucaristía en su primera Misa como obispo electo de la Diócesis de Fort Worth. (Foto por Donna Ryckaert / NTC)

Una vez que el Vaticano publicó a las 5 a.m. el anuncio del nombramiento del rector como Obispo, la noticia se extendió como un reguero de pólvora, explicó. Muchos seminaristas vieron la conferencia de prensa de Monseñor Olson más tarde esa mañana, ya que se transmitió en vivo en sus computadoras.

Cuando realizó una gira por el campus de la Escuela Nuestra Madre de la Misericordia en el sureste de Fort Worth después de su celebración de la Misa del mediodía en la Catedral de San Patricio, los estudiantes saludaron a Monseñor Olson con sonrisas y aplausos. Una pancarta, firmada por 85 alumnos de la escuela, le dio la bienvenida a Monseñor Olson y al Administrador Diocesano Monseñor Stephen Berg a la escuela católica históricamente afroamericana.

“Estamos encantados y nos sentimos muy bendecidos”, dijo la directora de la escuela Erin Vader quien conoció a Monseñor Olson cuando era párroco de San Pedro Apóstol y ella era directora de la escuela parroquial.

La directora de Nuestra Madre de la Misericordia siente que la visita a la escuela era una indicación del compromiso de Monseñor Olson a los niños en general y a la educación católica como una valiosa herramienta de la evangelización. La gran mayoría de los jóvenes que asisten a Nuestra Madre de la Misericordia no son católicos.

“Creo que él entiende que lo que hacemos es para los pobres, los marginados y las personas no siempre valorizadas por la sociedad. Lo que hacemos es una verdadera misión”, explicó Vader. “Él es un hombre reflexivo y su decisión de venir a esta escuela, sin duda, hizo una impresión en los niños y el personal”.

En la conferencia de prensa, Monseñor Olson expresó su agradecimiento por la confianza del Santo Padre en él.

“Me siento muy honrado por la confianza que el Papa Francisco ha puesto en mí”, dijo Monseñor Olson. “Le agradezco al Santo Padre por esta misión, a mis padres por el don de la vida y la fe y por el don de mis 20 años de sacerdocio”.

Antes de tomar las preguntas de los periodistas, Monseñor Olson mencionó otro mensaje que recibió del Pontífice.

“El Nuncio Apostólico me dijo que el Santo Padre tiene nuestra diócesis en gran estima, como parte de la Nueva Evangelización”, continuó. “Es parte de un área vital del crecimiento de la Iglesia”.

BpElect-Olson-Press-Conference-BUTTON.jpgPadre Christopher Stainbrook todavía recuerda el temor que sus feligreses sentían cuando San Timoteo, una congregación anglicana, decidió unirse a la Iglesia Católica como parte del Ordinariato de la Cátedra de San Pedro. “Las personas estaban inseguras y temían salir de lo conocido a lo desconocido”, explica el párroco. Monseñor Michael F. Olson, quien instruyó a los miembros de la parroquia en el Sacramento de la Confirmación, calmó su ansiedad. “Hizo que toda la gente reunida se sintiera relajada y acogida”, recuerda el Padre Stainbrook. “Mis feligreses van a estar muy felices de que él sea su nuevo obispo. Él es un maestro — verdaderamente es una persona del pueblo”.

Published
Back