Se Inicia el Nuevo Programa de Ambiente Seguro

Por Alice Varela Murray

North Texas Catholic

8/22/2018

A partir de septiembre, la diócesis de Fort Worth pondrá en acción un programa de ambiente seguro actualizado y más eficiente. (Shutterstock.com)


A partir del 1 de septiembre, la Diócesis de Fort Worth pondrá en marcha un programa educativo nuevo, actualizado y más eficaz destinado a cumplir con el compromiso del Obispo Michael Olson de proteger a los niños, los jóvenes y los adultos vulnerables en la diócesis.

La capacitación para el nuevo programa de concientización, Protegiendo a los Niños de Dios®, se puso en marcha en julio y estará disponible en todas las parroquias y escuelas católicas de la diócesis.

El programa funciona bajo la dirección de la Oficina de Ambiente Seguro de la diócesis y ofrece un enfoque interactivo, cara a cara que “fomenta una comprensión profunda de los efectos del abuso sexual infantil en las víctimas, sus familias y nuestra comunidad”, dijo Richard Mathews, Director de Ambiente Seguro de la diócesis.

La diócesis ofrecía anteriormente una capacitación en línea, pero el programa Protegiendo a los Niños de Dios® se realiza mediante una educación en vivo, “una mejora significativa con respecto al programa anterior”, dijo Mathews.

“Se había perdido el contacto en persona y carecía de una verdadera interacción humana en un asunto que, como se sabe, es increíblemente, muy increíblemente difícil para algunas personas”, dijo Mathews sobre el programa anterior. “La mayoría de la gente, desafortunadamente, conoce a alguien ... ya sea ellos mismos o en la familia o en la comunidad que ha sido víctima del abuso sexual infantil ...”.

“El Obispo Olson realmente sentía que la capacitación en línea no era la mejor manera de que el programa se hiciera”, dijo.

Mathews explicó que el rostro de la Iglesia no es una pantalla de computadora. “La Iglesia somos cada uno de nosotros que nos hacemos personalmente presentes para abordar este asunto con empatía y compasión por las personas”.

La capacitación se ofrecerá en inglés, español, vietnamita y coreano.   

Mathews dijo que el nuevo programa hace posible y promueve la prevención de abuso a través de cinco pasos:

  • Conocer las señales de advertencia
  • Controlar el acceso a través del examen cuidadoso y cribado de las personas 
  • Supervisar y dar seguimiento a todos los ministerios y programas
  • Conocer el comportamiento de los niños y jóvenes
  • Comunicar cualquier inquietud o preocupación

Conocer estos pasos concretos permite a los feligreses contribuir a la protección de los más vulnerables, no sólo dentro de nuestra comunidad católica, sino también en sus propias comunidades.

Hemos trabajado arduamente para preparar y poner en marcha el programa, desde la elección del programa de capacitación que se utilizaría hasta seleccionar a los facilitadores.

Richard Mathews da una presentación durante un entrenamiento del Ambiente Seguro el 3 de agosto en la escuela católica de nuestra Señora de la Victoria. (NTC/Jayme Shedenhelm)


“Realizamos un proceso de selección para comparar varios programas existentes de capacitación para la prevención del abuso de niños y seleccionamos a VIRTUS y su programa Protegiendo a los Niños de Dios®. Consideramos que este programa sería atractivo, interactivo y eficaz para aumentar el conocimiento y la conciencia sobre el abuso de niños y las medidas que se pueden tomar para prevenirlo, pero también para acrecentar la pasión de los participantes para prevenir el abuso sexual de niños”, dijo Mathews.

El programa Protegiendo a los Niños de Dios® se utiliza en 90 diócesis a través de todo el país.
Más de 250 personas solicitaron para ser facilitadores, dijo.

Kim Robinson fue seleccionada como uno de los 75 facilitadores capacitados. Después de haber recibido un entrenamiento riguroso sobre cómo enseñar las clases, Robinson está contenta de tener la oportunidad de ayudar. 

“Como psicóloga, veo a los pacientes de forma individual y, a menudo, descubro historias de jóvenes que han experimentado abuso sexual en la infancia”, dijo. “Estoy agradecida de tener esta oportunidad de establecer una red más amplia al llegar a un mayor número de personas que pueden ser entrenadas para prevenir el abuso sexual de niños o detenerlo si está ocurriendo”.

Robinson elogió a la Iglesia Católica por establecer un programa que “aborda activamente un problema serio que ha sido considerado tabú por nuestra sociedad por demasiado tiempo”.

Ella dijo que el problema del abuso sexual de niños es muy difícil de abordar.

Gloria Salgado escucha durante el entrenamiento de facilitador de  Ambiente Seguro el 15 de junio en la escuela secundaria Nolan Catholic.(NTC/Jayme Shedenhelm)

“Con el uso generalizado de Internet, la pornografía infantil facilita a los depredadores atacar y explotar a nuestros niños”, dijo Robinson. “El abuso sexual de niños es difícil de detectar, ya que por lo general se mantiene en secreto y usualmente hay pocas pruebas de su ocurrencia, por lo que es primordial que tanto los niños como los adultos se sientan capacitados para actuar”.

La diócesis continuará abordando el tema de la seguridad de niños.

“El programa de Ambiente Seguro de la diócesis será continuo y se seguirá, no sólo con este programa, sino con mejoras y ofrecimientos adicionales mientras nos enfocamos en crear, mantener y realzar el conocimiento, la conciencia y el compromiso de todos dentro de la diócesis para cultivar una cultura de ambiente seguro y cumplir nuestro compromiso: la Promesa de Proteger, el Compromiso de Sanar para todas las personas de nuestra diócesis”, dijo Mathews.

Los programas de Ambiente Seguro se establecieron en 2002 cuando la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos creó una Carta para la Protección de Niños y Jóvenes. La Carta estableció “procedimientos exhaustivos acordados por los obispos para crear un ambiente seguro para los niños y los jóvenes y que hacen un llamado a las diócesis para que proporcionen capacitación sobre el abuso sexual de niños, procedimientos para una pronta respuesta a las acusaciones, cooperación con las autoridades civiles, y que procuren también la curación y la reconciliación de las víctimas y los sobrevivientes de abuso”, dijo Mathews.

El Programa de Ambiente Seguro de la diócesis requiere que todos los “clérigos, hombres y mujeres religiosos, empleados y voluntarios adultos cumplan con ciertos requisitos antes y mientras sirvan en la diócesis”, dijo.

A partir del 1 de septiembre, la Diócesis de Fort Worth pondrá en marcha un programa educativo nuevo, actualizado y más eficaz destinado a cumplir con el compromiso del Obispo Michael Olson de proteger a los niños, los jóvenes y los adultos vulnerables en la diócesis.

Published
Back