Taller de Caridades Católicas ayuda con información migratoria

por Violeta Rocha

North Texas Catholic

3/22/2017

Jack Carroll indica a inmigrantes sobre cómo aplicar para la ciudadanía de Estados Unidos y contesta otras preguntas sobre inmigración, en St. Luke Church en Brentwood, Nueva York en esta foto de 2016. (Foto de CNS/Gregory A. Shemitz)

FORT WORTH — El deseo de informarse y buscar soluciones a su situación migratoria probó ser más fuerte que el miedo que puede paralizar a muchos inmigrantes sin documentos legales, ante la actual posición del gobierno sobre estas normas.

Fueron más de 300 personas las que asistieron al taller de migración organizado por Caridades Católicas el pasado 4 de marzo, en la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe al centro de Fort Worth.

Arrancando con un sesión ampliamente informativa, las abogadas Margarita Morton y Fatma Marouf, así como el cónsul mexicano Victor Arriaga, en representación del cónsul general de México en Dallas,  Francisco de la Torre, explicaron a los presentes sus derechos constitucionales que los protegen, cómo evitar situaciones de riesgo a ser detenidos, cómo crear planes de organización con su familia, y cómo reaccionar en caso de ser arrestados por el Departamento de Inmigración (ICE por sus siglas en inglés). Sumado a esto, alrededor de 25 representantes legales, entre abogados, asistentes, y pasantes, tuvieron entrevistas individuales con cada uno de los interesados, a los cuales no se les pidió ni nombre, ni dato alguno. A su llegada, a cada persona se le asignó un boleto con número para poder esperar su turno y explicar su situación buscando algún camino disponible de alivio migratorio.

“Este taller es la manifestación en la práctica de las enseñanzas sociales de la Iglesia. Tenemos que estar del lado de los más necesitados, tenemos que ser una comunidad que da la bienvenida” señaló Xergio Chacin, director de Servicios de Inmigración de Caridades Católicas en Fort Worth.

Fuente: Calculaciones del Centro de Investigaciones Pew para el 2014 basado en la encuesta American Community Survey (IPUMS).


Chacin agregó que los abogados, asistentes, y pasantes de abogado, presentes llegaron gracias a que “ya conocemos a estos abogados, sabemos de su honestidad, de su interés en la comunidad”, relató resaltando la importancia de organizar este evento informativo “no con la intención de hacer política, sino sencillamente ofrecer el servicio…en la Iglesia, un lugar donde la gente se siente bienvenida, segura, a salvo”, dijo.

El Padre Alejandro Olivera, párroco de la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe, se mostró contento del número de asistentes, pues señaló, en ocasiones pasadas los números en talleres como éste no rebasaban las 50 personas. “Es importante abrir las puertas a este tipo de talleres porque a veces la ignorancia, el no conocer nuestros derechos, nos hace cometer errores, nos asustamos. Siempre el conocimiento nos da la fuerza para saber cómo actuar en caso de necesidad” señaló el sacerdote de la orden de los Hermanos Menores Capuchinos.

La solidaridad y deseo de ayudar se dejó sentir con decenas de voluntarios que según sus dones, se hicieron presentes trabajando para el pueblo de Dios.

Jaime Cabazos, 57, está próximo a graduarse en el mes de mayo, de leyes en la Universidad de Texas A&M, y estuvo orientando legalmente a los presentes.

“Es importante que la gente sepa lo que puede pasar para que se preparen, no solo ellos, sino sus hijos, muchos de ellos ya nacidos aquí. Hay mucha mortificación, preguntas sin respuestas, y es cuando debemos ayudar,” afirmó.

El grupo de Paz y Justicia de la parroquia St. Andrew, en Fort Worth también llegó para ayudar “con nuestra presencia, acomodando sillas y dirigiendo a la gente,” señalo Luan Ibarra, uno de siete miembros del equipo que se hicieron presentes.

“Es mostrar nuestra solidaridad porque nos damos cuenta de la inmensidad del problema. De la forma que sea, definitivamente queremos ayudar”, agregó.

Manuel de Jesús González, 70, feligrés de la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe, quiso ayudar acomodando sillas y cambiando bolsas de basura, pero también con sus oraciones.

“Pido a Dios que haya una legalización porque conozco mucha gente que lo merece, y tristemente habrá gente que tiene algún detalle por el que va a ser elegible, y se siente, pero quiera Dios que muchos si puedan recibir un beneficio migratorio. Me siento optimista y agradecido de que se brinde esta ayuda a la gente que lo merece,” insistió.

 

RESUMEN “CONOZCA SUS DERECHOS”

  • No está obligado a abrir la puerta de su hogar si ICE toca a su puerta. Ellos  deben mostrar una orden judicial.
  • Todo lo que diga puede ser usado en su contra. Tiene el derecho de permanecer en silencio. Es importante que lo exprese. No solo se quede callado, sino que el oficial pueda escucharlo decir, quiero mi derecho de permanecer en silencio.
  • Siempre tenga con usted documentos de Estados Unidos que lo identifiquen, no de otro país. Nunca lleve consigo documentos falsos. Nunca mienta al oficial.
  • Tiene el derecho a hablar con un abogado.
  • En caso de una redada, nunca corra, no resista. Manténgase en calma, para que pueda recordar a detalle todo lo que paso y relatarlo a su abogado.
  • Tiene el derecho a negarse a firmar cualquier documento.
  • No hable sobre su situación migratoria con nadie, solo con su abogado.
  • Tiene derecho a una llamada. Tenga planeado a quien le va a llamar para que esta persona sepa quién es su abogado, y donde está toda su documentación.
  • Si es detenido por ICE, solicite su número de extranjero y memorícelo. Déselo a la persona que usted va a llamar. De esa forma su abogado lo podrá localizar.
  • Si es detenido por ICE, solicite su derecho a una audiencia para fianza. Esto debe ser lo más pronto posible.
  • Ahorre dinero, el mínimo de fianza es de $1,500, pero el promedio es de $8,000.
  • Elabore un plan con su familia. Consulte un abogado para saber si puede aliviar su situación migratoria. 

FORT WORTH — El deseo de informarse y buscar soluciones a su situación migratoria probó ser más fuerte que el miedo que puede paralizar a muchos inmigrantes sin documentos legales, ante la actual posición del gobierno sobre estas normas.

Published
Back