Visita de Nuestra Señora de Fatima, “un regalo de Dios”

por Violeta Rocha

North Texas Catholic

10/25/2017

La gente reza el Rosario en la iglesia Most Blessed Sacrament octubre 12. El Rosario fue rezado en inglés, vietnamita y español durante la celebración del centenario de Nuestra Señora de Fátima. (Foto NTC/Jayme Shedenhelm)


ARLINGTON — Agradecidos, Socorro y Oscar Sánchez llegaron a su parroquia para ver la imagen peregrina de Nuestra Señora de Fátima, y una vez más, pedir su intercesión. “Le pedí otro milagro, y yo sé que me lo va a conceder”, afirmó Socorro, originaria de Durango, México.

Socorro narró que en 1977, viviendo en El Paso, la imagen de Nuestra Señora de Fátima “estaba así como hoy, de visita…ya tenía mis hijos varones, y le pedí que si salía embarazada de nuevo, y era niña, yo quería ponerle por nombre Fátima”, dijo agregando que su hija Fátima tiene 40 años de edad, es madre de tres hijos, “y es muy linda hija”.

Al matrimonio Sánchez, se sumaron cientos de fieles visitando a Nuestra Señora de Fátima, el pasado 12 de octubre en la parroquia Most Blessed Sacrament en Arlington, donde con una Misa, rezando el Santo Rosario en inglés, español y vietnamita, y teniendo el Santísimo Sacramento expuesto, hicieron línea para uno a uno recibir el rezo de Judy Studer.

Studer es custodia de la estatua peregrina, del Apostolado Mundial de Fátima, y sostuvo un pedacito del árbol donde Nuestra Señora de Fátima se apareció, además de las reliquias de San Jacinta y San Francisco.

Los pastorcitos, Lucia dos Santos y sus primos Jacinta y Francisco Marto, fueron portadores del mensaje que la Virgen María les dio durante seis apariciones en Fátima, Portugal entre el 13 de mayo y el 13 de octubre de 1917, pidiendo rezar el Santo Rosario todos los días, que el pueblo se enmiende y pida perdón por sus pecados, y tengan devoción al Inmaculado Corazón de María. En su última aparición, no solo los tres pastorcitos, sino una multitud presenciaron lo que se conoce como “El Milagro del Sol”, el cual como relata Sor Lucia, Nuestra Señora de Fatima, “abriendo sus manos las hizo reflejar al sol. Y mientras se elevaba, continuaba el reflejo de su propia luz proyectando en el Sol”. Otros testigos describen haber visto “al Sol temblar, en una especie de danza”.

El 13 de mayo de este año, el Papa Francisco canonizo a Santa Jacinta y San Francisco Marto. Siendo “ejemplo de que debemos de creer en Ella, y que todos estamos llamados a la santidad”, señaló Socorro Sánchez.

La estatua peregrina del Apostolado Mundial de Fátima visitó la diócesis de Fort Worth el 12 y 13 de octubre, incluyendo una visita a Most Blessed Sacrament en Arlington. (Foto NTC/Jayme Shedenhelm)

Para Suzette Chaires, feligrés de la parroquia Santa María Goretti en Arlington y quien solicitó la petición ante el Apostolado Mundial de Fátima y la aprobación de la Diócesis de Fort Worth, “es una bendición ver a tanta gente salir con una sonrisa”, tras visitar a Nuestra Señora de Fátima, y poder “derramar el mensaje que la Virgen ya nos dio hace 100 años: rezar, arrepentirnos del pecado y regresar a Jesús”.

La imagen peregrina de Nuestra Señora de Fátima, fue bendecida por el Papa Pio XII en 1947, y el 13 de octubre de 1952 por el Obispo de Fátima para las misiones de Las Naciones Unidas, viajando por todo el mundo.

Martha García, feligrés de la Iglesia de San Matthew en Arlington, invita a no ignorar a Nuestra Señora de Fátima y “rezar el Rosario como ella nos pide”. García enviudó hace ocho años y tiene dos hijos de 19 y 14 años de edad. García asegura que Jesús ha sido su guía, “gracias a nuestra Madre que pide tanto por nosotros”.

Idania Ramírez, feligrés de Santa Rita en Fort Worth, “como cuando a uno lo invitan a una fiesta”, no quiso llegar con las manos vacías, y entregó a la Virgen un ramo de flores, acompañada de su hijo de dos años, a quien quiere “cultivar el amor por Nuestra Señora de Fátima”.

Isela Engelland, feligrés de la parroquia San Lucas en Irving también llevó a sus cuatro hijos de entre 10 y 4 años de edad frente a la mirada de Fátima. “Amamos a nuestra Madre Santísima, mis hijos tienen una devoción especial a Nuestra Señora de Fatima…”, dijo.

La visita de la imagen peregrina de Nuestra Señora de Fátima, continuó la noche del viernes 13 de octubre con una procesión frente a la Catedral de San Patricio, en Fort Worth.

Al concluir las celebraciones del centenario de Fátima, el Papa Francisco envío un mensaje, recordándonos “nunca dejen el Rosario”. 

ARLINGTON — Agradecidos, Socorro y Oscar Sánchez llegaron a su parroquia para ver la imagen peregrina de Nuestra Señora de Fátima, y una vez más, pedir su intercesión. “Le pedí otro milagro, y yo sé que me lo va a conceder”, afirmó Socorro, originaria de Durango, México.

Published
Back