Joel Rodriguez, recién nombrado director del Ministerio Hispano, tiene un propósito en mente

Por Michele Baker

Corresponsal

North Texas Catholic

8/26/2016

Joel Rodriguez,
Director del Ministerio Hispano de la Diócesis

Para Joel Rodriguez, el recién nombrado Director del Ministerio Hispano de la Diócesis de Fort Worth, todo tiene que ver con el fuego. 

“Nuestra fe católica es fuego alimentado por la caridad, la compasión, por el amor a Dios y al prójimo”, dijo.  “En estos tiempos es importante tener una fe viva que va más allá de una serie de reglas”.

Rodriguez, quien se convirtió al catolicismo en 2006, sintió las primeras chispas de la fe cuando era un niño creciendo en un devoto hogar Adventista.

“Yo estaba en la iglesia casi todos los días cuando era chico”, recuerda. “Mi madre me enseñó el amor a Dios y a la Biblia”.

Nacido en Brooklyn, Rodriguez fue a vivir a Puerto Rico a los 12 años cuando su familia se trasladó allá para servir como misioneros. Creció viendo a sus padres acogiendo en su casa a los extranjeros, alimentando a los hambrientos, y visitando a los enfermos.

“Desde muy pequeño me enseñaron a compartir mi fe”, dijo él. “Y tuve el ejemplo de mis padres”.

Sin embargo, como frecuentemente pasa, cuando Rodriguez fue a la universidad, se alejó de la iglesia en que había crecido. Y aunque se había casado con una católica que practicaba su fe, él y su esposa, Zory, nunca discutieron acerca de sus diferentes tradiciones de fe.

Entonces, en 2003, su hijo menor entró a su oficina con una página que había coloreado en su preparación para la  Primera Comunión. La imagen era del Santísimo Sacramento en una custodia y una lección sobre la Presencia Real basada en el capítulo 6 del Evangelio de Juan, sobre el discurso del Pan de Vida.

“Me sentí muy incómodo. Y pensé, tengo que ´salvar´ a mi familia del catolicismo”, dijo Rodriguez. Consultó con su tío que era un teólogo adventista, y empezó a estudiar con la intención de refutar las enseñanzas y prácticas católicas.

“Yo había estudiado lógica y pensamiento crítico”, dijo Rodriguez. “Se me enseñó a leer y a confirmar”.

Usando este proceso Rodriguez llegó a darse cuenta que él había aprendido una gran cantidad de información incorrecta acerca del catolicismo.  Su búsqueda de la verdad eventualmente lo llevó al libro Roma, Dulce Hogar, escrito por el famoso converso y apologista Scott Hahn, con quien Rodriguez empezó a conversar por email. Rodríguez finalmente compró una copia del Catecismo (la escondió de su esposa y la estudió en secreto) y empezó a ir a Misa los domingos con su familia.

“Cuando empecé a estudiar el Catecismo, la Biblia empezó a tener sentido para mí como nunca antes lo había tenido”, dijo Rodriguez. “Empecé a ver la relación entre el Antiguo y el Nuevo Testamento”.

En la primavera de 2005, cuando el Papa Juan Pablo II vivía sus últimos días, la pasión que Rodríguez había descubierto por su nueva fe empezó a arder brillantemente.  Ya no pudo esconderla; quería ser católico.  Se acercó al Padre George Foley, párroco de la Iglesia de San Judas en Mansfield adonde la familia Rodriguez iba a Misa.

“Tuve que esperar para empezar RICA”, él recuerda. “Así que tomé clases de Biblia con mi mentor, Bill Bellman [director parroquial de RCIA]”.

Y el 16 de abril, 2006, Rodriguez fue recibido en la Iglesia. Esto no significó que el dejara RICA. Él pasó otros cinco años ayudando con el proceso en Español en la parroquia y fue catequista. Ahora, cinco años más tarde, Rodriguez es candidato al Programa de Diaconado Permanente para la diócesis, y empieza un nuevo capítulo como Director del Ministerio Hispano.

“Ser católico es orgánico; es estar vivo”, dijo Rodríguez. “Es una fe viva fluyendo del Dios Vivo”.

Cuando se le pregunta cuáles son sus planes para la Oficina del Ministerio Hispano, Rodriguez apenas puede esconder la luz que baila detrás de sus ojos.

“Quiero incomodar a la gente para que empiece su búsqueda”, él dijo. “Quiero ver a la gente ardiendo apasionadamente por su fe”.  

 

Para Joel Rodriguez, el recién nombrado Director del Ministerio Hispano de la Diócesis de Fort Worth, todo tiene que ver con el fuego. 

Published