Cardenal Rodríguez discute el papel del G8 en la conferencia de prensa en UDMC

Por Michele Baker

Corresponsal

10/29/2013

udmc-press-conference.jpg

El Cardenal Óscar Rodríguez celebra una conferencia de prensa en la UDMC el pasado 25 de octubre. (Foto por Juan Guajardo / NTC)

El Cardenal Óscar Rodríguez Maradiaga, SDB, Arzobispo de Tegucigalpa, Honduras, se dirigió a los asistentes en la Séptima Conferencia Anual de Ministerios de la Universidad de Dallas (UDMC) el pasado viernes, 25 de octubre en el Centro de Convenciones de Irving.

El Cardenal Rodríguez, a quien el Obispo Kevin Farrell de Dallas presentó como “uno de los oradores más codiciados en el mundo católico de hoy”, habló sobre “El estado de la Iglesia y la importancia de la Nueva Evangelización.” El prelado, uno de los asesores más cercanos del Papa Francisco, destacó a la Iglesia como Pueblo de Dios, diciendo: “la función de la jerarquía de la Iglesia es la función de Jesucristo, la jerarquía es un ministerio de servicio.”

Refiriéndose a la creciente participación de los laicos en la vida de la Iglesia, que se basó en las ideas presentadas en los documentos del Concilio Vaticano II, dijo “Existe un sacerdocio común de los fieles”. “En Cristo, se cambia el sacerdocio. Él tuvo que ser hecho semejante a sus hermanos”.

Después de su charla, el Cardenal Rodríguez se reunió con la prensa para una breve sesión de preguntas y respuestas. Ya que su visita al Norte de Texas se produjo inmediatamente después de la primera reunión del nuevo Consejo Cardenalicio del Papa Francisco (apodado el “Grupo de ocho” o el “G8”), muchas preguntas se centraron en su papel. Si bien los informes iniciales en que el Vaticano dio la impresión de que este selecto grupo de cardenales trabajaría principalmente para hacer reformas a la Curia Romana, el cardenal Rodríguez, quien se desempeña como presidente de la comisión, arrojó más luz sobre sus más amplios propósitos y objetivos.

“El origen de nuestra comisión es que en el inicio de las reuniones previas al cónclave había un sentir generalizado de que a veces muchas cosas no llegan directamente al Papa y que era necesario tener una base popular”, explicó el Cardenal Rodríguez. Él describió un reciente viaje a Nueva Zelandia para ilustrar la diversidad cultural y geográfica de la Iglesia Universal y la necesidad de un mecanismo de diálogo con el Santo Padre. “Este es el deseo del Papa. No sólo vamos a trabajar por la reforma de la curia vaticana. Éste fue el primer tema. Pero esto va a ser una comisión permanente. Esto significa que después de esto continuaremos asesorando al Papa como él nos pida que lo hagamos”.

El Cardenal también discutió la intersección de la reforma en la Iglesia y el papel de los laicos en su relación con la función ampliada del G8, proponiendo algunas posibilidades sorprendentes.

“En nuestro trabajo hemos empezado a recoger las sugerencias de todo el mundo”, dijo. “Una de las sugerencias con respecto a los laicos  — y creo que se va a hacer — es crear en la Curia romana un dicasterio para los laicos. Ahora hay un Consejo para los Laicos, pero hay una diferencia entre un dicasterio y un consejo”. El dicasterio, dijo, tiene “la posibilidad de tener un estatuto de derecho: La posibilidad de hacer leyes”. Él llegó a afirmar que ya existen dicasterios para los obispos, el clero y la vida religiosa y que tal cuerpo de los laicos sería una opción viable que facilite el desarrollo de una espiritualidad distinta para los laicos.

“Creo que éste es uno de los deseos del Concilio Vaticano II — desarrollar una verdadera espiritualidad para los laicos que no está imitando sólo la espiritualidad del sacerdote o del obispo o el religioso, sino su propia espiritualidad que surge de lo ordinario de la vida”, dijo.

Al volverse la discusión una vez más hacia los laicos, el Cardenal Rodríguez respondió alegremente cuando se le pidió que compartiera algunas de sus impresiones sobre el mensaje del Papa Francisco de llegar a los marginados de la sociedad.

“Usted sabe, él [el Papa Francisco] empezó a hablar de la periferia, porque hay muchas personas que tal vez fueron bautizados, pero nunca participaron plenamente en la vida de la Iglesia”, dijo el cardenal. “Y él está animando a los laicos y los ministros a salir de las rectorías y buscar a estas personas. Este es el nuevo llamado misionero”.

Por último, los medios de comunicación allí reunidos se preguntaban si había indicios de que la atención negativa que los medios han estado manifestando hacia la Iglesia había comenzado a decaer un poco desde la elección del Papa Francisco. El Cardenal Rodríguez dijo que él ve un cambio en la gran cantidad de material de las homilías del Papa Francisco que ahora aparece en los medios de comunicación. Dijo que en el pasado habría citas ocasionales del Papa en relación con algún aspecto social o político, pero que hoy en día la homilía de cada día parece publicarse en los medios de comunicación.

“ . . . Y esto es hermoso porque es muy enriquecedor para mucha gente”, dijo. “Viajando, encuentro a muchas personas que me ven y dicen: ¡Escucha, dile al Papa que lo amamos!” Éste es un nuevo enfoque y una nueva señal de los tiempos, y esto es muy bueno”.

udmcpress-button.jpgEl Cardenal Óscar Rodríguez Maradiaga, SDB, Arzobispo de Tegucigalpa, Honduras, se dirigió a los asistentes en la Séptima Conferencia Anual de Ministerios de la Universidad de Dallas (UDMC) el pasado viernes, 25 de octubre en el Centro de Convenciones de Irving. El Cardenal Rodríguez, a quien el Obispo Kevin Farrell de Dallas presentó como “uno de los oradores más codiciados en el mundo católico de hoy”, habló sobre “El estado de la Iglesia y la importancia de la Nueva Evangelización.” El prelado, uno de los asesores más cercanos del Papa Francisco, destacó a la Iglesia como Pueblo de Dios, diciendo: “la función de la jerarquía de la Iglesia es la función de Jesucristo, la jerarquía es un ministerio de servicio.”

Published
Back