El Tribunal diocesano cambia sus oficinas; el proceso de petición se agiliza

Por Mary Lou Seewoester

Corresponsal

8/26/2016

 

En solo seis meses el Tribunal de la Diócesis de Fort Worth pudo ver los beneficios de los cambios que el Papa Francisco hizo al proceso para declarar inválido un matrimonio.

Entre enero y junio de este año, el tribunal terminó 225 casos con decisiones afirmativas—casi el mismo número de casos que le llevó al personal del tribunal procesar en todo el 2015.

“Hemos duplicado nuestra capacidad de casos formales en 2016”, dijo el Padre Anh Tran, Vicario Judicial de la diócesis.

Él añadió que una vez que el tribunal ponga al corriente sus casos anteriores, el periodo para un juicio bajará de tres años a un año o menos.
“Mi proyecto es que estaremos al corriente para junio de 2017 o un poco más tarde”, él dijo. “Acabamos de terminar los casos del 2014 y estamos empezando los del 2015”.

Mitis Iudex Dominus Iesus (El Señor Jesús, Juez clemente) es el título del documento papal que contiene las revisiones a la Ley Canónica que hace que el proceso de petición al tribunal sea más rápido, más sencillo, y más pastoral. 

Además de implementar los cambios para acelerar el proceso, el tribunal también cambió su dirección a una localidad que dará más privacidad a los clientes. Sus oficinas están ahora en el campo de Nolan Catholic High School, con una dirección separada, 4503 Bridge Street, Fort Worth.

El P. Tran indicó que uno de los cambios más provechosos fue eliminar la requerida apelación automática a la Corte Metropolitana en San Antonio para que confirmara la decisión del tribunal local.

“Ahora, la decisión del tribunal diocesano es final. Ya no se necesita la confirmación de la segunda instancia (corte de apelación)”, dijo él.  “Pero una persona puede siempre apelar si él o ella quiere impugnar la decisión de la corte de primera instancia”. 

Aunque a este proceso seguido se le llama anulación, el P. Tran rápidamente clarifica. “No existe tal anulación”, dijo él. “Esto es un proceso para declarar la invalidez de los matrimonios. Anulación es un nombre equivocado. Nosotros no anulamos un matrimonio… nosotros solo investigamos y lo declaramos inválido cuando se prueba que lo es”.

La revisión de la ley también eliminó la cuota de solicitud al tribunal. Sin embargo, dijo el P. Tran, “nosotros no hemos cobrado una cuota por más de 20 años. Cuesta cero dólares en la Diócesis de Fort Worth”. 

Él añadió que solo puede haber una cuota si hay necesidad de una evaluación por un experto, como un sicólogo o siquiatra.
Él explicó que todos los que sirven en el tribunal deben ser canonistas o tener un mandato de Roma. Actualmente la diócesis tiene cinco sacerdotes y un canonista laico, que toman casos alternos según llegan, para que éstos sean justos y equitativos.

Además de las reformas del Papa Francisco a la Ley Canónica, el tribunal ha iniciado otras mejoras en la diócesis.
Por ejemplo, hay un nuevo Juez y un Defensor del Vínculo que son bilingües, eliminando así el tiempo y la necesidad de traducciones. El P. Tran explicó que el Defensor del Vínculo es el canonista que defiende el vínculo del sacramento del matrimonio hasta que se prueba lo contrario.

También hay Defensores del Tribunal. Estos son católicos de la localidad cuya labor es ayudar a la gente durante el proceso de anulación y contestar sus preguntas. Ellos usualmente tienen su base en las parroquias.

El tribunal ofreció este año tres diferentes entrenamientos de 15 horas para preparar a los Defensores del Tribunal a ayudar a los católicos a empezar el proceso de declarar inválido un matrimonio.

“Los solicitantes inician el proceso con la parroquia, no directamente con el tribunal. Así que hemos estado entrenando más Defensores del Tribunal por toda la diócesis, para que ellos puedan ayudar a la gente al principio. Ellos tienen que estar verdaderamente preparados para ayudar y deben tener el corazón abierto y no prejuzgar”, dijo el P. Tran.

Él añadió “la razón por la que una persona quiere declarar inválido un matrimonio anterior es porque aman al Señor. Ellos quieren regresar a los sacramentos, y también su fe ha crecido. Ellos quieren ser un buen ejemplo para sus hijos y quieren ser parte de la Iglesia…”

El P. Tran observó que los cambios a la Ley Canónica entraron en vigor el día de la apertura del Año de la Misericordia, diciembre 8, 2015.
“Éste es el año de la Misericordia”, dijo el P. Tran, aconsejando a las parejas que necesiten la declaración a “a venir a empezar el proceso de declaración [de invalidez de matrimonio].  

“La Iglesia tiene los brazos abiertos para ustedes. Se requiere que ustedes tal vez tengan que recordar algunas experiencias tristes, pero los liberará de llevar esa carga”.

 

En solo seis meses el Tribunal de la Diócesis de Fort Worth pudo ver los beneficios de los cambios que el Papa Francisco hizo al proceso para declarar inválido un matrimonio.

Published