La muerte de los bebés y la muerte de la conciencia

By Obispo Michael Olson

North Texas Catholic

2/19/2019

 

El 22 de enero de 2019 el Gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, promulgó un estatuto que legaliza el aborto durante todas las 40 semanas de embarazo de una mujer, incluso hasta el momento de un parto a término, basado en criterios amplios y vagos para determinar la salud de la mujer.    

La aprobación de la ley de Nueva York nos lleva aún más profundo a la oscuridad inevitable de lo que fue profetizado por muchas personas en el momento de la decisión de Roe v Wade: que la legalización del aborto conduciría en última instancia al infanticidio. La llegada al triste cumplimiento de esta profecía se manifiesta por el derramamiento de los desgastados eufemismos del movimiento a favor del aborto, que incluye que “el feto es una masa de tejido”, “no es un ser humano, es un ser humano potencial,” es una elección triste y trágica que enfrentan las mujeres, que requiere que al menos se haga segura y rara”. La legislación reciente deja en claro que los defensores del aborto a petición saben muy bien que es la vida de un bebé en juego que se contrapone con la elección de una madre para tomar esa vida con la colaboración de los médicos. 

En particular, la aprobación de la ley de Nueva York estuvo acompañada por algo que no era tristeza por parte de los responsables de los que la aprobaron. Fue celebrado con júbilo rebosante por los legisladores junto con el Gobernador Cuomo como un triunfo de la autonomía caprichosa. El gobernador expresó rápidamente que “las decisiones que decido tomar en mi vida privada, o al aconsejar a mis hijas, se basan en mis creencias morales y religiosas personales ... pero que el juramento del cargo de gobernador es a la Constitución de los Estados Unidos y al Estado de Nueva York — no a la Iglesia Católica. Mi religión no puede exigir favoritismo mientras ejecuto mis deberes públicos”. El Gobernador Cuomo no ha articulado si estaba celebrando públicamente como el jefe ejecutivo del estado de Nueva York, mientras se lamentaba en privado de acuerdo con sus propias creencias morales y religiosas personales que él convenientemente dice ser católicas.

Las acciones y declaraciones del gobernador carecen de coherencia en su razonamiento y no simplemente de insuficiencia en la fe católica. Si algo es inherentemente malo, es malo todo el tiempo y en cualquier lugar y circunstancia. No es simplemente una cuestión de punto de vista público o valores subjetivos que se mantienen en privado. 

Está claro que el Gobernador Cuomo no es la única persona, católica o no, en nuestra sociedad que reduce el juicio de la conciencia a ser un mero mediador de la elección para cumplir con las normas de las convenciones sociales o con los deseos de preferencia egoísta.

Sin embargo, lo ha hecho no de manera privada, sino de una manera muy pública que no sólo afecta el bien común de la sociedad, sino que también alienta a otros a actuar de una manera destructiva de la vida humana y la felicidad. Esto reduce la verdad, verificable por hechos empíricos como la fisiología de un bebé antes de nacer, a un conjunto de valores privados impuestos en la vida pública por el poderoso dictado del legislador, a expensas de los miembros más débiles, pero reales de nuestra comunidad. El gobernador ofrece al discurso público una distinción sin una diferencia real y excusas cuando se requieren razones. 

Como católicos y miembros de la comunidad humana, nos hacemos daño si nos conformamos con excusas. Tenemos la responsabilidad de formar nuestras consciencias bien, con razón y fe, para conservar y proteger la dignidad de la vida humana — en todas sus etapas — con consistencia en la esfera pública y privada.

El 22 de enero de 2019 el Gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, promulgó un estatuto que legaliza el aborto durante todas las 40 semanas de embarazo de una mujer, incluso hasta el momento de un parto a término, basado en criterios amplios y vagos para determinar la salud de la mujer. 

Published