¿Qué Funciona?

por Joan Kurkowski-Gillen

North Texas Catholic

5/1/2018

La Diócesis de Fort Worth fue representada en el V Encuentro Regional en San Antonio por cuarenta delegados que colaboraron para identificar las prioridades del ministerio hispano. (Foto NTC/Thao Nguyen)


En el Encuentro Regional, los delegados de Fort Worth comparten sus reflexiones sobre el ministerio hispano según se preparan para el V Encuentro Nacional en septiembre.

¡Emocionados! ¡Nerviosos! ¡Energizados! ¡Honrados! ¡Alegres!

Así es como 40 delegados de la Diócesis de Fort Worth describieron sus sentimientos al participar en el V Encuentro Regional celebrado del 13 al 15 de abril en San Antonio.
Culminando varios años de preparación en las parroquias y las diócesis que comprende la  Región X, se reunieron 800 personas, entre ellas, ministros laicos, feligreses, religiosas y clérigos de Arkansas, Oklahoma y Texas con un propósito: reflexionar y fortalecer el ministerio a los católicos hispanos/latinos para lograr un mayor compromiso de ellos en la vida de la Iglesia.

“Espero poner todo mi esfuerzo para representar a todos los hispanos y las necesidades que tienen”, dijo Ricardo Romero, un feligrés de la Parroquia de San Francisco de Asís de Grapevine. “Tenemos la oportunidad de compartir e identificar junto con otras personas las cosas que llevarán a más gente a la fe, así como también a aquéllos que ‘simplemente van a la iglesia,’ pero que en realidad no son parte de ella”.
Durante un proceso que comprendió la revisión de ideas y sugerencias extraídas de los documentos de trabajo presentados por las 18 diócesis de la Región X, los delegados fueron asignados a grupos pequeños donde la conversación se limitó a un área ministerial. El foco de las discusiones cubrió varias áreas, tales como la evangelización y la misión, la formación de la fe y la catequesis, la vida familiar, la inmigración, y varias más. Los participantes priorizaron las recomendaciones y las estrategias para servir mejor a los católicos hispanos y latinos.

“Tengo la esperanza de que podamos hacer algo que los ayude a sentirse parte del Cuerpo de Cristo”, agregó Romero. “Compartimos nuestros pensamientos con los obispos para que puedan tomar medidas e inspirar a los fieles”.

El V Encuentro es una iniciativa de los obispos católicos de los EE.UU. que desean responder y acercarse al creciente número de hispanos en el país, especialmente los jóvenes y aquellos que viven en la periferia de la sociedad. Los esfuerzos realizados a nivel diocesano y regional conducirán al V Encuentro Nacional del 20 al 23 de septiembre en Grapevine, en el que la Diócesis de Fort Worth servirá como anfitriona del evento.  
Los Encuentros previos tuvieron lugar en el 1972, 1977, 1985 y 2000. El objetivo del V Encuentro es discernir cómo la Iglesia Católica de los EE.UU. puede responder mejor a la presencia de los hispanos y latinos, y fortalecer las formas en que pueden responder al llamado de la Nueva Evangelización para ser discípulos misioneros que sirvan a toda la Iglesia.

El Diácono Martín García de la Parroquia de Todos los Santos de Fort Worth participó en las discusiones de grupo del V Encuentro Regional en San Antonio el 14 de abril. (Foto NTC/Thao Nguyen)

El Obispo Michael Olson tomó tiempo durante su agitado fin de semana para reunirse con los delegados del Encuentro de Fort Worth para un diálogo franco e íntimo sobre las vocaciones, el ministerio de jóvenes adultos y otras preocupaciones que afectan a los feligreses hispanos.

“Creo que este proceso del Encuentro, y nuestra preparación de un año para el 50mo aniversario de nuestra diócesis, nos va a cambiar y cambiarán la forma en que articulamos, identificamos y abordamos las cosas”, dijo agradeciendo a los delegados por compartir sus ideas. “No terminará aquí”.

Olivia Olvera le agradeció al Obispo la atención personal dada al grupo de delegados.

“Fue fantástico poder plantearle preguntas al Obispo sobre las diferentes cosas de las que estamos hablando este fin de semana y escuchar sus respuestas”, dijo el Coordinador de Ambiente Seguro de la Parroquia de Santa María de Graham. “Es raro tener esa oportunidad”.

Los miembros de la comunidad hispana apoyan al Obispo y saben que está trabajando en sus problemas y preocupaciones.

“El poder que tenemos como laicos es compartir lo que sabemos con nuestros hermanos y hermanas y decir: 'el Obispo está escuchando’”, explicó Olvera. “El Obispo respondió a nuestras preguntas y se tomó el tiempo para sentarse y escucharnos para poder ser un mejor pastor para nosotros”.

 
 

El Encuentro de la Región X se inició con una procesión de representantes de cada diócesis de Texas, Oklahoma y Arkansas, encabezada por la Cruz de los Encuentros. Esta cruz de roble, que fue bendecida por el Papa Francisco, lleva la inscripción “El pueblo hispano: discípulos alegres en misión” y está grabada con espinas y lirios de la resurrección. Simboliza el camino de la fe de los católicos hispanos y latinos en los EE.UU. durante los últimos 50 años.

“Esta cruz nos recuerda que mucho antes de que los Padres Fundadores de este país se reunieran en Filadelfia, los misioneros inmigrantes de España y América Latina ya estaban trabajando”, dijo uno de los maestros de ceremonias del evento, el Padre Héctor Madrigal de la Diócesis de Amarillo. “La Cruz de los Encuentros nos recuerda que la fe católica del pueblo hispano moldeó la historia estadounidense desde el principio”.

Las estimaciones actuales del Censo de los EE.UU. muestran que los hispanos son la población étnica de más rápido crecimiento en el país y que hay aproximadamente 29.7 millones de hispanos latinos que se identifican como católicos. Sesenta por ciento de los católicos estadounidenses menores de 18 años también son de ascendencia hispana.

“Estas estadísticas son una clara indicación de la gran importancia del V Encuentro”, observó el Obispo de la Diócesis de Austin, Joe S. Vásquez, al dirigirse a los delegados durante la ceremonia de apertura. “Los hispanos ahora se encuentran en todos los estados de nuestro país. Están contribuyendo a la vitalidad de este país y de nuestra Iglesia”.

Designado como el Moderador Episcopal de la Región X, el Obispo Vásquez le recordó a la audiencia que el Encuentro es un proceso de tres pasos de evangelización, comunión y consulta.

“El proceso de consulta requiere que seamos abiertos y escuchemos a muchas personas — a las personas que están activamente involucradas en la Iglesia y a las personas que están distanciadas de la Iglesia”, dijo, y destacó la importancia de dos grupos en particular.

El Obispo Vásquez aconsejó a los delegados que reconozcan las esperanzas y los sueños de los jóvenes y se acerquen a los inmigrantes y los “soñadores”, esos jóvenes adultos traídos a los Estados Unidos sin documentación cuando eran niños.

Laura Espinosa de la Parroquia de Santa Frances Cabrini de Granbury escucha a los otros delegados durante una sesión de grupo. Las diócesis de Arkansas, Oklahoma y Texas estuvieron representadas en el V Encuentro Regional. (Foto NTC/Thao Nguyen)

“Son nuestros hermanos y hermanas, compañeros de clase y compañeros de trabajo. Oramos juntos. Adoramos juntos”, señaló. “La Iglesia continuará defendiendo sus derechos y su dignidad como hijos de Dios. Estamos llamados a llegar a las periferias donde muchas personas se sienten abandonadas y muchas veces desconectadas”.

Las palabras del Obispo Vásquez resonaron en Gemma Ramírez. Mientras prepara a los niños para la Reconciliación y la Primera Comunión, la feligrés de la Parroquia de Santa Isabel Ann Seton se encuentra a menudo con padres que no hablan inglés.

“Es una parroquia grande con una comunidad hispana pequeña que necesita atención”, dijo la catequista al referirse a la parroquia de Keller.

Las familias que buscan formación en la fe para sus hijos con frecuencia se enfrentan a la barrera del idioma u otros obstáculos como dificultades económicas o un padre ausente. No hay duda de que hasta un pequeño gesto puede hacer una gran diferencia.

“A veces esas personas no se sienten bienvenidas, por lo que incluso escuchar 'buenos días' del párroco los hace sentir mejor”, agregó Ramírez.

Un miembro de la Pastoral Juvenil Hispana en la Diócesis de Fort Worth, Daisy Gaytan, fue parte de la discusión en grupo sobre la mejor manera en que la Iglesia puede servir a los jóvenes de diferentes grupos étnicos.

“Nuestro grupo incluyó una diócesis con una comunidad de nigerianos”, dijo la joven de 26 años. “Las discusiones fueron muy interesantes y aprendí muchas cosas. Al mismo tiempo, pude compartir la realidad de nuestra diócesis y cómo celebramos en grande la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe el 12 de diciembre”.

Joel Rodríguez, Director del Ministerio Hispano, dijo que el V Encuentro Regional fue un éxito para el equipo de Fort Worth. Los delegados representantes de la Diócesis estaban bien preparados y su participación fue muy productiva.

“El impacto de tener al Obispo aquí fue increíble”, dijo. “Todos pudieron ver que el Obispo Olson estaba involucrado genuina y personalmente. La actitud fue una gran manifestación de alegría”.

Los 3, 000 delegados que se esperan en el V Encuentro Nacional revisarán las recomendaciones presentadas por las delegaciones regionales y luego publicarán un documento de trabajo en el que se describirán las prioridades y las estrategias pastorales apropiadas para la época actual.

Paola Quintero-Araújo, una de los organizadores del V Encuentro y Directora del Instituto Diocesano San Junípero Serra, dijo que los delegados de Fort Worth salieron de la reunión regional entusiasmados y “ardiendo en llamas”.

“Están listos para salir, tomar esta experiencia y contarles a otras personas sobre la misma”, continuó. “Ellos quieren ir a sus parroquias y comenzar a hacer el trabajo”.

En el Encuentro Regional, los delegados de Fort Worth comparten sus reflexiones sobre el ministerio hispano según se preparan para el V Encuentro Nacional en septiembre.

Published
Back