El Obispo Michael Olson lleva a la Diócesis al Vaticano en su visita ad limina

por Susan Moses

North Texas Catholic

2/24/2020

Papa Francisco saluda a Obispo Michael Olson durante su visita ad limina con los obispos estadounidenses de Arkansas, Oklahoma y Texas el 20 de enero del 2020. (CNS/Vatican Media)Papa Francisco saluda a Obispo Michael Olson durante su visita ad limina con los obispos estadounidenses de Arkansas, Oklahoma y Texas el 20 de enero del 2020. (CNS/Vatican Media)
Papa Francisco saluda a Obispo Michael Olson durante su visita ad limina con los obispos estadounidenses de Arkansas, Oklahoma y Texas el 20 de enero del 2020. (CNS/Vatican Media)


FORT WORTH — El Obispo Michael Olson viajó a Roma con 17 hermanos obispos más “toda la Diócesis de Fort Worth, en oración, en espíritu y en el corazón” para su primera visita “ad limina apostolorum”.

Aunque no estaban físicamente cerca, la gente de la Diócesis siempre estuvo presente, porque según las palabras de San Ignacio de Antioquía: “Donde está el obispo, allí está la Iglesia”, explicó el Obispo Olson.

Ad limina apostolorum, que significa “en el umbral de los Apóstoles”, toma su nombre de la peregrinación a los sepulcros de San Pedro y San Pablo. La visita de una semana incluye una larga conversación con el Papa Francisco; Misas en las basílicas romanas de San Pedro, San Pablo Extramuros, San Juan de Letrán y Santa María la Mayor; y reuniones en las oficinas del Vaticano.

A diferencia de los papas anteriores, el Papa Francisco celebra una conversación abierta y no estructurada con los grupos de obispos. Su reunión con el Obispo Olson y los otros obispos de Texas, Oklahoma y Arkansas duró dos horas y media.

Fue una “conversación informal, pero importante entre hermanos”. La discusión entre todos cubrió la evangelización, los refugiados, el derecho a la vida, las vocaciones y el cuidado pastoral de los sacerdotes y los seminaristas, dijo el Obispo Olson.

“La principal preocupación del Santo Padre sobre la Iglesia en los Estados Unidos es la tendencia hacia el individualismo radical y el congregacionalismo, la inclinación a vernos a nosotros mismos como no pertenecientes a la Iglesia, sino a ver a la Iglesia como una mezcla heterogénea donde escoges y eliges lo que quieres”, el Obispo Olson recordó.

El Obispo Olson comparte esa preocupación del Santo Padre y señaló que algunos católicos se identifican más fuertemente con un partido político que con la Iglesia.

El Papa, al observar que las políticas de los EE. UU. se extienden más allá de las fronteras del país y consciente de las próximas elecciones presidenciales, ofreció algunos consejos a los obispos sobre cómo asesorar y orientar al rebaño en un panorama político polarizado.

El obispo Michael F. Olson de Fort Worth y otros obispos estadounidenses de Arkansas, Oklahoma y Texas se van después de concelebrar la misa en la Basílica de San Pablo Extramuros en Roma el 21 de enero de 2020. (CNS/Paul Haring)El obispo Michael F. Olson de Fort Worth y otros obispos estadounidenses de Arkansas, Oklahoma y Texas se van después de concelebrar la misa en la Basílica de San Pablo Extramuros en Roma el 21 de enero de 2020. (CNS/Paul Haring)
El obispo Michael F. Olson de Fort Worth y otros obispos estadounidenses de Arkansas, Oklahoma y Texas se van después de concelebrar la misa en la Basílica de San Pablo Extramuros en Roma el 21 de enero de 2020. (CNS/Paul Haring)


El papa sugirió: “Primero, oras. Luego declaras que eres un pastor, no un político. Expresa las enseñanzas de Jesús sobre cuestiones morales y lo que enseña la Iglesia. Anima y lleva a la gente a orar, que es el comienzo de la formación de la conciencia. Y, si lo haces bien, la gente se va a enojar mucho contigo”, contó el Obispo Olson, recordando la verdad dicha con humor por el Papa Francisco.

El Papa Francisco agradeció a los obispos y a la Iglesia de los Estados Unidos por su actitud positiva hacia los refugiados. “A pesar de las luchas actuales, somos líderes, en comparación con el resto del mundo”, dijo el Obispo Olson. “Nos exhortó a no alejarnos de los refugiados, a escuchar a nuestros mejores ángeles”
 

En el umbral

Al Obispo Olson le pareció especialmente significativo rezar en los sepulcros de San Pedro y San Pablo.

Rezó allí por la Diócesis de Fort Worth y pidió: “Por la paz. Por la protección de los jóvenes. Por las vocaciones. Por la vida familiar. Por la renovación de los sacerdotes, para que sean pastores según el corazón de Cristo”.

De pie ante los sepulcros de los Santos Apóstoles mártires Pedro y Pablo, “estaba consciente de mi vocación como sucesor de los Apóstoles, y estoy dispuesto a dar mi vida por la verdad, por la salvación”, dijo el Obispo.

El Padre Jonathan Wallis, que acompañó al Obispo Olson, también se conmovió con fe al visitar los sepulcros de los Santos Apóstoles.

El sacerdote, que se desempeña como Decano de Estudiantes y Director de Formación en el Seminario del St. Joseph Seminary College, comentó: “Al ver a los obispos reunidos alrededor del sepulcro de San Pedro, recitando el Credo y la visita al Papa Francisco, la persona que ocupa la Cátedra de San Pedro, demuestra que hay algo más grande que tú. Podemos quedar atrapados en nuestras preocupaciones diarias, pero se trata de la salvación, de la eternidad, de llevar a otros a Cristo”.

En la Basílica de San Juan de Letrán, el Obispo Olson rezó en la cátedra, la sede del Obispo de Roma: el Papa Francisco. “Recé por él y su ministerio”, dijo el prelado. “Y pensé en el día en que estaré ante Cristo sentado en Su trono y rendiré cuentas de mi ministerio como obispo”.

Durante la visita ad limina de cinco días, los obispos visitaron individualmente unos diez dicasterios o departamentos de la Curia Romana, que administran aspectos particulares de la Iglesia, como el clero, la vida familiar y la educación católica.

Con antelación a las reuniones, los dicasterios recibieron secciones sobresalientes del informe quinquenal de la Diócesis de Fort Worth. Este documento, presentado el verano pasado, detalla el estado de la Diócesis en 23 secciones y se compila antes de cada visita ad limina.

El Obispo Olson dijo que la Diócesis de Fort Worth recibió elogios por la Conferencia del V Encuentro. El Vaticano mostró su “apoyo y aliento” del programa de Ambiente Seguro de la Diócesis y señaló los esfuerzos de los sacerdotes, los maestros, los diáconos y los laicos que trabajan para proteger a los jóvenes, y a las personas y adultos vulnerables.

El Obispo Olson concluyó sus reuniones con los dicasterios sintiéndose “clara y firmemente apoyado por la Santa Sede en mi ministerio y responsabilidad como obispo de Fort Worth”.

Se requiere que cada obispo del mundo haga una visita ad limina regularmente. Los obispos de los EE. UU. se dividen en 14 regiones, la primera de las cuales hizo su visita a principios de noviembre del 2019 y la última región concluyó su visita a fines de febrero. La ronda anterior de visitas ad limina de los obispos de los EE. UU. fue hace ocho años.

Hay actualmente 3,017 diócesis, prelaturas y vicariatos en todo el mundo, según el Vaticano.

El “Directorio Para la Visita Ad Limina” compara las visitas ad limina de hoy a la reunión de Pablo y Pedro, que ayudó a ambos apóstoles en sus respectivos ministerios. El contacto directo entre los obispos y el Papa promueve y protege la unidad de la fe, al tiempo que proporciona al Papa “información autorizada sobre la situación real de las diversas Iglesias”.

Al acompañar al Obispo Olson durante la visita, el Padre Wallis observó el intercambio que ocurre entre los obispos y la Santa Sede. Él dijo: “Los obispos llevaron al Vaticano la vida cotidiana de los fieles de la diócesis, sus esperanzas, sus sueños y sus sufrimientos, y a su vez, los obispos nos devolvieron la bendición del Santo Padre”.

FORT WORTH — El Obispo Michael Olson viajó a Roma con 17 hermanos obispos más “toda la Diócesis de Fort Worth, en oración, en espíritu y en el corazón” para su primera visita “ad limina apostolorum”.

Published
Back