35 parroquias locales se preparan para el V Encuentro

por Joan Kurkowski-Gillen

North Texas Catholic

10/26/2017

Miembro del V Encuentro Sergio Velásquez habla durante una reunión de V Encuentro en la parroquia de St. Jude en Mansfield. (Foto NTC/Jayme Shedenhelm)


FORT WORTH — Las personas que se reunieron este verano en el salón parroquial del Inmaculado Corazón de María representan la rica diversidad de la comunidad hispana de la diócesis. Entusiastas adolescentes de escuela secundaria, jóvenes profesionales, personas mayores activas, y esforzados trabajadores inmigrantes asistieron a la reunión del V Encuentro — el más grande esfuerzo de evangelización en la historia de los E.U., según los obispos.
El V Encuentro (Quinto Encuentro), iniciativa de la Conferencia de los Obispos Católicos de los E. U. (USCCB en inglés), servirá para discernir las necesidades, los pensamientos, las aspiraciones y las prácticas de la fe de la creciente población hispana y latina en la nación.
¿La meta? Encontrar formas en que la Iglesia de los E.U. puede servir mejor a la comunidad hispana y preparar a los hispanos para que ellos puedan responder mejor a la Nueva Evangelización. Los organizadores esperan que el resultado final contribuya a fomentar el liderazgo, incremente las vocaciones e inspire a los jóvenes a involucrarse en la Iglesia.
Más de la mitad de los católicos nacidos en 1982 o después (millennials), se identifican como hispanos o latinos, según un estudio comisionado por los obispos de los E.U. Es una prioridad llegar a esta generación porque la juventud hispana tendrá un impacto en la configuración del futuro de la Iglesia católica en América. 
“Estoy emocionado acerca de este programa. La fe del pueblo hispano aquí es firme, así que tenemos que pasar esa fidelidad a la siguiente generación”, dijo Carlos Espinoza, quien dirige, en español, una de las dos clases del V Encuentro en el Inmaculado Corazón de María. Albert Ríos, profesor de educación religiosa en la secundaria, facilita discusiones similares en inglés con los feligreses sobre el tema del V Encuentro “Discípulos misioneros: testigos del amor de Dios” con feligreses en inglés. 
Los jóvenes hispanos tienen muchas preguntas y, a menudo, están confundidos sobre cuestiones de fe, añadió Espinoza. Él,  junto con su esposa María, son consejeros de feligreses casados.
“Es importante asegurarse que su fe es sólida. Muchas familias están en crisis ahora”, explicó él. “El Encuentro nos ayudará a encontrar soluciones para ayudar a las familias e incluir a la nueva generación”.

Encuentro reunión con el grupo de ingles en Inmaculado Corazón de María. Saul Castro; Dora Lopez; Nelcy Cardenas; Fr. Alejandro; Sofia Frias; Ashlie Frias y líder de grupo Albert Rios. (Foto NTC/Donna Ryckaert)

El V Encuentro es un proceso de cuatro años que empieza a nivel parroquial y concluye con una conferencia nacional organizada por la Diócesis de Fort Worth en septiembre del 2018.  Antes de que delegados de todo el país se reúnan en el Gaylord Texan en Grapevine, los representantes estudiarán y revisarán las recomendaciones y revelaciones que surgieron en las reuniones a nivel diocesano y regional. Los resultados se publicarán en un documento de trabajo después del Encuentro nacional.
Aproximadamente 5,000 parroquias toman parte del proceso, 35 son de la Diócesis de Fort Worth.
Joel Rodriguez, director diocesano del Ministerio Hispano, espera que el V Encuentro promueva unidad y logre que más hispanos se incorporen a la Iglesia. El primer Encuentro, que tuvo lugar en 1972, ayudó a que la Iglesia se familiarizara con los hispanos que llegaban a los E.U.
“Este es el quinto”, indicó él. “Fue solicitado por la USCCB para entender las generaciones de hispanos en los E.U., para saber sus necesidades y también los dones que ellos traen a la Iglesia. Como hispanos católicos que somos, traemos un ambiente y cultura de diversidad. Venimos a servir”.
El V Encuentro pide a los participantes que actúen como misioneros para traer el mensaje del Evangelio a la periferia de la Iglesia y de la sociedad — al vulnerable, excluido y temeroso. Eso incluye a la segunda, tercera y cuarta generación de hispanos así como a los inmigrantes.
“La periferia en 1972 eran los trabajadores en las fábricas y en el campo. Hoy son los profesionistas”, agregó Rodriguez. “Se han asimilado a la cultura norteamericana, pero no han dejado su herencia y cultura hispana. La Iglesia quiere saber cómo cuidarlos y servirlos”.
Muchos adultos jóvenes hispanos se unen a las filas de americanos que rechazan cualquier religión organizada. Los investigadores se refieren a ellos como los “nones”.

Alex Benavidez, miembro de V Encuentro lee del libro de V Encuentro. (Foto NTC/Donna Ryckaert)

El V Encuentro aborda esta tendencia, dijo el director.
“La liturgia católica es hermosa y perfecta. Lo que necesitamos entender mejor es cómo podemos comunicarnos con nuestros adultos jóvenes”, continuó. “¿Cómo podemos comunicarles el amor y la misericordia de Dios por medio de la liturgia para que participen más y no se sientan excluidos”?
Energizar a la gente joven es importante, pero esto es sólo un aspecto del V Encuentro, según Nelcy Cárdenas, ministro de los jóvenes en el Inmaculado Corazón de María. 
“Por eso nuestro párroco le pidió a personas que realizan diversas funciones — ministros de la Eucaristía, ministros litúrgicos, organizaciones parroquiales — que participen para que podamos considerar las necesidades de todos”, ella explicó.
Generalmente, los hispanos son diferentes y sus prioridades reflejan esa realidad.
“Nuestra cultura es diferente dependiendo de si has estado aquí algún tiempo o acabas de llegar”, observó la organizadora de retiros. “Tenemos que encontrar un balance para ayudar a cada feligrés”.
Celso Durán oyó acerca del Encuentro mucho antes de que fuera invitado a asistir a la sesión en la Parroquia del Santo Nombre de Jesús en Fort Worth. Él cree que animar a otros a participar más en la Iglesia es la tarea de cada católico. 
“La Iglesia necesita mucha ayuda y estas reuniones convencerán a otros a participar más”, dijo el catequista, explicando el trabajo de un discípulo misionero. “Esa es nuestra labor como católicos”.
Las conversaciones que él tiene con adultos jóvenes hispanos lo ayudan a entender por qué muchos jóvenes en sus veintes se alejan de la fe.
“He hablado con mucha gente joven y es asombroso las cosas que ellos creen acerca del medio ambiente y la política. Ellos creen todo, menos las enseñanzas de la Iglesia católica”, enfatizó él.
Su actitud es “ver es creer”.
“Tenemos que permitirles “ver” a Jesucristo”, añadió. “Como cristianos tenemos que hacerlo presente. Tenemos que asegurarnos que ellos puedan ‘verlo’ a Él a través de nosotros”.
Aunque las discusiones del V Encuentro se enfocan en fortalecer la presencia hispana/latina en la Iglesia, todos los católicos de los E.U. en comunidades de fe están invitados a participar, y se espera que a todos los católicos les quede una impresión positiva.
Un pequeño grupo de la Parroquia de Sta. Maria Goretti en Arlington se reúne dos veces al mes para leer la guía de estudio y compartir ideas sobre cómo lograr que la gente regrese a su fe. El Padre Dennis Gang, TOR, conduce las sesiones.
“Por ahora, Encuentro es para la comunidad hispana, pero las lecciones aprendidas pueden ayudar a otros grupos eclesiales”, sugirió Alex Benavides, feligrés de SMG y voluntario activo de la Sociedad de San Vicente de Paúl. “Todos deberíamos poner nuestro empeño en ayudar a otros que se han descarriado. Después de todo, todos somos hijos de Dios”.

 

FORT WORTH — Las personas que se reunieron este verano en el salón parroquial del Inmaculado Corazón de María representan la rica diversidad de la comunidad hispana de la diócesis. Entusiastas adolescentes de escuela secundaria, jóvenes profesionales, personas mayores activas, y esforzados trabajadores inmigrantes asistieron a la reunión del V Encuentro — el más grande esfuerzo de evangelización en la historia de los E.U., según los obispos.

Published
Back